viernes, 19 de junio de 2009

Yo, raro

Muchas veces, sin quererlo, se pasa por malagradecido; sucede que no siempre está uno en sus cinco sentidos, entonces alguien da las gracias, por cualquier cosa, y no se alcanza a decir: para servirle o por nada. Claro que acudir a la excusa de estaba distraído suena a paja; es como el gallo caballeroso que machuca a la gallina y luego le dice: discúlpeme, no la vi.

El tema es que en la blogósfera siempre hay colegas buena onda, que suelen repartir premios a los blogs que les gusta leer. En varias oportunidades he recibido alguno y lo he considerado un gran gesto, aunque nunca he escrito el respectivo post en donde acepto y agradezco la distinción.

No soy malagradecido y confieso que me gusta recibir esos premios; pero soy bastante raro al respecto, y para explicarlo voy a parafrasear a la gran filósofa mexicana: me gusta, pero me asusta (ella lo dijo al revés); lo que pasa es que después uno tiene que seleccionar otros blogs y seguir la cadena; pero como yo me siento incómodo escogiendo a un número reducido, porque me gustan muchos blogs, entonces me asusta pensar que pondré a otros en similar situación; ya sé, están pensando: que pajero, pero en fin, así soy de raro.

Todo este rollo es porque la maestra que escribe las Historias citadinas, un blog bien chilero en el que se cuenta anécdotas simpáticas, que son ilustradas con dibujitos muy originales, me dio un premio; pero a cambio tengo que aceptar en público que soy un tipo raro.

Como hay cosas que son evidentes y para que negarlas, entonces acepto y les cuento que soy un tipo raro; si no me creen allá ustedes, no voy a tratar de convencerlos, eso sí, les voy a contar algunas cosas para darle sustento a mi afirmación.

Vivo en Guatemala desde hace muchos años, eso ya lo he dicho antes, lo traigo a colación porque me sirve para justificar que soy un negro que no sabe bailar (quizá sea el único), siempre me ha dado una pena terrible, porque en las fiestas o discotecas la gente siempre espera ver algo bueno cuando hay una persona de color en la pista; yo lo sufrí durante mucho tiempo, ahora ya no me hago bolas, además bailo marimba y ahí si me defiendo un poco; cosas de viejito.

Tengo varias novelas empezadas; es decir, estoy escribiendo más de una novela a la vez; aparte son las que estoy leyendo; pero creo que no voy a terminar ninguna, pues como cosa rara, siento que si las concluyo luego ya no tendré sobre que escribir; no vayan a decir que eso no es raro.

Mi hijo vive en Estados Unidos y mi hija vive en Londres, ambos han insistido en que me vaya a vivir con ellos, pero no, yo me empeño en seguir viviendo acá; ahí si hago mías las palabras del escritor salvadoreño: en este paisito me tocó y no me corro.

Algo que si es verdaderamente raro, más cuando uno vive en un país como Guatemala, soy puntual, por eso me disgusta la impuntualidad de las personas, para tal cosa no hay excusa que valga, pienso que uno debe tomar las previsiones del caso, porque es muy feo eso de hacer esperar a la gente; en esa línea, no me gusta comer después de las 12m; eso hace que cuando almuerzo con alguien pido que nos veamos a la hora mencionada; lo sé, es algo molesto, porque para la mayoría es muy temprano para almorzar, pero yo soy así y tengo que aguantarme, porque muchas veces ya he comido cuando llega la otra persona.

Cositas así son las que me hacen raro; les digo una última, no me gusta leer un periódico que ya otros han leído, tiene que ser recién comprado.

Ahí la dejo, porque ya se me está haciendo raro todo esto; por otro lado, me estoy dando color, cosa que no me es difícil.

A ver si quieren compartir sus rarezas pue.

Salú pue

11 comentarios:

la-filistea dijo...

Hola Bush!.
Ojalá y todavía te acordés de mí!

Es cierto a veces uno pasa por malagradecido pero no es así. Yo me apoyo en lo que dijiste.

Sos raro de verdad!
Yo no tengo rarezas por más que busqué...
Saludos y cuando querrás bailamos marimba :o)

Johan Bush Walls dijo...

Púchica maestra Filis, lo mismo digo, y para que veás que yo si paso por tu blog, lo último que publicaste es algo sobre el rollo de obrar a mano, o de la mano de obra, una cosa así.

Yo digo que si tenés tus rarezas, pero no las querés contar.

Salú pue.

Miss Trudy dijo...

Johan, me encanta leer la forma como desglosas las sutilezas de ser una persona de color (en la minoria) en un pais lleno de gente de color. Aunque aqui en Latinoamerica soy considerada "blanca" en EEUU soy considerada "brown" y todas las cosas que eso conlleva, tanto en Guatemala como en EEUU, siempre me han parecido fascinantes.

Nancy dijo...

Johan, qué bien que contaste tus rarezas, jajaja. Me alegra mucho. Me pasa como a ti con los premios, pero es que en esto de las rarezas, no podía desperdiciar la curiosidad de saber qué tan raro eres... y me pareces ¡bastante raro! jajajaja. Son mentiras, creo que lo raro es que apareciera alguien como la Filis dice que es... pero ya le encontraremos rarezas. MIentras tanto, me apunto "gundas" para el dancing con marimba, es lo único que sé bailar.
Ah, gracias por los piropos para mi blog. ;)

Dr. Sabihondo Piláz dijo...

Eximio maestro, si no es por esa sucesiva confesión de rarezas no me entero.

Me ha tocado la conciencia, algo que a todos los diputados les piden que se la toquen a cada rato. Y nunca lo hacen.

Prometo firmemente nunca más hacerlo esperar y lamento de todo corazón haberos ofendido.

Anónimo dijo...

Pues de rarezas, depende cuales... porque de esos raros no soy.. hahaha
de las otras rarezas, aunque les extrañe y parezca raro, soy un tipo raro por no tenerlas...

PD: ya se me olvido la contraseña de aquel blog, asi que vuelvo como Anonimo 09 (ya sé, que raro... pero ni modo)
salú maestro

Anonimo 09

el Kontra dijo...

Ijoles Maestro, eso de no saber bailar y ser pountual si esta jodido usté... pero en estos "tiempos de soilidaridad" me imagino que no es tarde que alguna su admiradora le enséñe dos que tres pasitos y después lo haga llegar tarde a algún su compromiso.

Salud Master!!!

La maga... dijo...

Bueno, es un alivio que no tengas más problema con el de no saber bailar, me he topado con gringos que creen que todas las latinas saben bailar...y en mi caso...¡ya te imaginarás!

Bueno, recientemente, estuve pensando en las rarezas que me caracterizaban, ya ves mi alias, la maga no podría ser una mujer más rara, algunas cosas extrañas...tengo varias, creo, pero con 5 bastarán:

-Oigo bossanova mientras me baño.
-Odio los huevos de mariposa en la pared.
-Los martes salgo a capturar luciérnagas en el terreno que está atrás de mi casa.
-No fumo, no bebo, ni bailo, pero no soy religiosa.
-Mi fruta favorita son los rambutanes. ¿Quién los nombró así?

Saludos!

Johan Bush Walls dijo...

Miss Trudy: Así es maestra, hay diferentes niveles, lo importante es no hacerse bolas. Y me agrade que pase a leer´.

Nancy: Ya viste lo que provocás, que uno ande ahí contando pajas, y si soy raro, pero ser raro lo hace a uno ser especial, si pues.

Dr. Piláz: No se preocupe maestro, siempre hay circunstancias, yo las entiendo.

Anónimo 09: Mire pue, quiere decir que siempre hay alguna rareza que uno tiene, eso no es raro, lo raro sería no tenerlas, aunque al final se caiga en lo mismo.

Kontra: Maestro, ya vio que siempre hay alguna buena samaritana dispuesta a enseñarle sus cositas a uno.

Maga: Los gringos siempre andan creyendo muchas cosas, hay algunos que tiene sus prejuicios.

Gracias por compartir tus rarezas. Pero creo que no son tan raras; por ejemplo, lo raro sería que oyeras bossanova sin tener el equipo de sonido puesto.

También sería raro que odiara los huevos de los mariposones.

Cuando yo era chiquitío quise construir una planta generadora de energía eléctrica, utilizando luciérnagas; eso no es raro.

Hace bien, no hay nada raro ni de que preocuparse con esas manías de no beber ni cosa por el estilo.

Lo de los rambutanes si es raro maestra, esa fruta tiene un aspecto muy feo.

Salú pue.

PROSÓDICA dijo...

Johan, ay negro! usté siempre haciéndome reir jajaja. Mire pues, si que tiene rarezas bien dispersas, no?. jajaja. No soy samaritana, pero me ofrezco a sentarme con usté un día a ayudarlo, animarlo y demás para que termine sus novelas empezadas (que mire que son varias) y no terminadas... pueda servirle algo de inspiración jajaja. Con lo de la bailada si paso, no le tengo paciencia a los viejos y menos a los que les gusta la marimba jajaj.

Así que con complejos de albañil... con eso de comer al medio día, digo jejej. Yo como a la misma hora, así que lo entiendo. Ya ve, allí si podemos juntarnos a almorzar un día.

Lo del periòdico lo comprendo totalmente por que ya no huele igual, arrugan las ojas por las orillas y muchas veces lo desordenan o se salen por los bordes las páginas.... me gusta ser la primera en leer el periódico también.

De mis rarezas Johan... mmmm.... creo que como usted y los de su academia ya me conocen al menos el look, no será problema que entre todos sacen sus propias conclusiones ;). Más divertido así me cuenta usted después que opinana jajaja.

abrazotes don Johan. No se me desaparezca tanto.

Johan Bush Walls dijo...

Prosódica: Ahí anda uno contando cosas para que la mara se ría, todo es culpa de la maestra Nancy.

Lo raro lo asumo, que me queda. De repente coincidimos por ahí y ya me contará sus rarezas; todos las tenemos.

Siempre ando por aquí.

Salú pue.